19 de abril de 2012

Fundas para uñas

Hoy queremos presentar aquí uno de tantos productos que, por circunstancias de la vida, no hemos tenido necesidad ni intención de probar pero que siempre nos ha llamado la atención desde que lo descubrimos, inaugurando con él nuestra sección Sin testar. Os hablamos de las fundas para uñas o uñas postizas de vinilo para gato, invento que viene comercializándose hace bastante tiempo y con aparente éxito en EE.UU. y que desde hace unos años ha logrado cruzar el charco para hacerse un hueco en el mercado español, encontrándose disponible en cada vez más tiendas de productos para mascotas y clínicas veterinarias además de en comercios on line.

Publicitado como alternativa a la terrible desungulación, estas fundas se venden como la solución ante la destructiva afición de algunos felinos domésticos a la hora de afilarse las uñas. Y a pesar de que es cierto que nuestros gatos a veces usan sus garras allí donde en nuestra opinión no deberían, la verdad es que con una duración por juego de 4 a 6 semanas y a pesar de la "aparente" facilidad de colocación, no termino de verles la utilidad a estas uñas postizas. Además, con una cada vez más amplia carta de colores que van desde el discreto transparente hasta los electrizantes tonos fosforitos y los brillos de la purpurina (en función de las marcas) da la impresión de que este producto está derivando cada vez más hacia un elemento de mal entendida moda, abandonando en parte su más o menos interesante funcionalidad inicial.

En cuanto al precio, no se trata de un producto que podamos considerar caro. Así, por ejemplo, cada pack estándar cuesta entre 15 y 20€. En concreto en Tiendanimal encontramos las fundas transparentes a 19,90€ mientras que el kit en color negro tiene un precio de 15,90€ (ambos ejemplos de la marca Soft Claws que es la que aparece en la foto) Bastante conocidas también son las Soft Paws, comercializadas desde su propia web con un precio de 18,95$ U.S.A. por pack. En todos los casos, hay que tener en cuenta los gastos de envío, que son aparte. Estas uñas postizas están disponibles en cuatro tallas (Gatito, Pequeño, Mediano y Grande) salvo las de color negro (sólo para gatos medianos) y cada paquete incluye 40 fundas, el adhesivo necesario y las correspondientes instrucciones de uso, siendo estos elementos los suficientes para mantenernos protegidos de las garras delanteras de nuestros lindos gatos entre 4 y 6 meses. Existe un kit con sólo 20 fundas, para aquellos propietarios que quizá quieran probar el invento sin gastarse demasiado: con un precio de 8,50€ podéis encontrar esta presentación por ejemplo en Tiendanimal aunque sólo disponible en colores pastel (rosa y azul) y en talla mediana...

Conste que en nuestra casa jamás las hemos necesitado ni utilizado, manteniendo las uñas de nuestros gatos a raya en virtud de una periódica y constante paticura. Pero quizá alguno de vosotros tenga una opinión positiva de este producto amparada en la experiencia sobre el mismo. O todo lo contrario: puede que alguien las haya probado y esté completamente insatisfecho. ¿Queréis contarnos vuestra opinión a pesar de no ser usuarios? ¿Os parece un gran invento o un producto prescindible? ¿Alguna experiencia? ¿Alguna curiosidad al respecto que queráis compartir? ¡Esperamos vuestros comentarios!

23 comentarios:

  1. Y digo yo, ¿no será más fácil cortarle las uñas al gato? Porque no creo que se dejen poner las funditas así como así... La verdad es que no he probado este invento ni tengo intención de momento, con el cortaúñas me apaño mejor. Aunque evidentemente, entre la desungulación y esto, pues prefiero esto!
    No se dónde vi hace poco una foto de un sufrido gato con las uñas de color verde fosforito... una imagen estéticamente dudosa... (especialmente horteras me han parecido las bicolores del enlace!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que yo tampoco termino de verles la comodidad ni lo práctico a las fundas por ningún sitio. Será que he conseguido hacerme a la idea de que los gatos tienen garras y de vez en cuando las usan (y conste que los míos no plantean problemas en este sentido) Pero en un país como los EE.UU. donde la extirpación quirúrgica de las uñas está tan extendida puede que el invento sí esté haciendo una buena labor. ¿Qué opinas?

      Por cierto, totalmente de acuerdo contigo sobre lo de las funditas bicolor. ¡Aunque tremendas las fosforitas!

      Eliminar
  2. Esto me parece un capricho de los dueños para ponerles uñitas de colores. Al gato hay que cortarle las uñas cada dos semanas, tener un buen rascador, educarlo y mimarlo. y dejarse de barbaridades como la desungulación y cosas como estas uñas postizas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincidimos en el tema de que con el corte regular de las uñas basta y estamos de acuerdo contigo en que se trata de un producto en el que se ve claramente la intención de captar al dueño más allá de la utilidad del invento. Pero obviamente la venta de estas fundas es un negocio y para que la gente compre más, ya se sabe: deben pensar que vale cualquier cosa, incluso las uñas de color. Este llamativo reclamo no funciona con todo el mundo y muchos quedamos incluso espantados ante la sugerencia...

      Lo que es seguro es que más de un consumidor optará por adquirir estas uñas postizas, sea por motivos prácticos o estéticos. Lo que me pregunto es cuántos repetirán la compra...

      Eliminar
  3. juazzz un poco freak el invento no? mejor se le compra un buen rascador!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que en las casas con gato un buen rascador siempre es una gran alternativa... Aunque, como todo, siempre hay que seguir unas pautas. Y es que cuando algún propietario se queja de que el gato no usa el rascador es porque por regla general los humanos hemos hecho algo mal (el rascador es demasiado pequeño, resulta inestable, está en un lugar inadecuado de la casa...) A ver si preparamos una entrada al respecto.

      ¡Gracias por pasarte, Gris! ¡Y gracias por tu comentario!

      Eliminar
    2. En casa tengo dos rasadores y los gatos los usan, pero tambien usan los sillones.

      Eliminar
    3. Hola, Anónimo. A pesar de que tratemos de hacerlo lo mejor posible esto siempre puede haber daños colaterales y si han empezado a arañar el sillón posiblemente ya no dejen de hacerlo. De todas maneras, analiza tu situación y contesta: los rascadores que tienen ¿son suficientemente grandes o se han quedado pequeños? ¿Su estructura es firme o se mueven cuando rascan? ¿Están en el lugar de la casa donde a ellos les gusta estar o escondidos en un rincón poco accesible? Mira que tener rascadores, si no son adecuados, no significa que rasquen en ellos...

      Eliminar
  4. Hola yo las he tenido en mi mano y las busque para comprarlas por un problema de alergia gatuno.
    He tenido gatos toda la vida y pienso como vosotros, es una barbaridad tanto quitar las uñas al animal como cortarselas.
    Considero que educando al felino y por ejemplo con las alfombras que comantais nunca arañara.
    Pero te encuentras que tu gato con las patas traseras se hace cada brecha en la cara que ni los agujeros negros, y que aunque lo trates, vacunes contra las alergias, uses el aloe, el se sigue rascando, te lleva a buscar una serie de alternativas.
    Desde el casco, al gorrito de punto y al final... estas uñas.
    Que quien me lo desaconsejo y enseño: mi veterinaria, vimos que (algo que ya sabiamos) la uña del gato es retractil, por lo tanto si le pegamos algo (aunque sea silicona) al entrar en el espacio donde guardan las uñas les va a rozar y doler, sino podemos pegarnos algo nosotros en la uña y pensar si tuviesemos que esconderlas como los gatos el cuerpo extraño se nos meteria en el espacio destinado a uña.
    ella me comento que se las pusieron a un gato por un problema de lesiones, y las uñas las tenia siempre fuera, con los problemas graves al pisar y deformacion de articulaciones.
    Solo tenemos que fijarnos cuando le hacemos la pedicura gatuna que no tienen espacio mas que para meter su uñeta.
    Enhorabuena por este blog¡

    ResponderEliminar
  5. Releyendo veo que en EEUU se venden con exito, hombre tambien los zapatos loboutin se venden muchisimo y ves a las niñas andando como garzas, y en cuanto pueden se ponen las bailarinas que llevan en el bolos

    amossss estos americanos, les iba a decir yo donde ponerse las fundas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo que se deduce de tu comentario, Maevelvel, ni los veterinarios están de acuerdo a la hora de recomendar o no estas fundas... Curioso...

      ¡Un saludo y gracias por pasar!

      Eliminar
  6. Me he topado tu blog por casualidad, y me veo obligada a interceder tanto para aportar mi experiencia real con el producto, como para aprovechar y mostrar los beneficios de la convivencia con animales, especialmente en este caso los gatos.

    Soy una madre y hermana que por cuestiones de la vida convive desde hace años con una hija y hermana enfermas. Su dolencia, que es crónica, degenerativa y por desgracia muy dolorosa y desagradable para quienes lo sufren (un raro tipo de distrofia). No quisiera extenderme en demasía en sus síntomas y características, ya que no es el caso, pero sí querría dejar claro que se trata de una enfermedad DEGENERATIVA, que vuelve a quienes la padecen TOTALMENTE DEPENDIENTES, y que, por suerte o desgracia, la única parte de su cuerpo que no termina por afectar es el cerebro. Me encuentro por tanto conviviendo con dos mujeres, una con 35 años y otra con 24, totalmente racionales pero que pasan por un infierno en vida, que se ven obligadas a vivir en unas condiciones de aislamiento y marginación social importantes. Como es lógico, ambas se ven sumidas inevitablemente en una tristeza y depresión que no tiene aras de mejorar, ya que su enfermedad lejos de mejorar empeorará con el tiempo. Sobre todo sufre mi hija, que comenzó a sufrir los síntomas desde muy pequeña y se ha visto privada desde niña de una vida normal, con amigos, con la libertad de ir y venir o cumplir sus aspiraciones propias de la juventud, puesto que se pasaba la vida en casa, o de casa al hospital, y en una inevitable soledad que yo intento suplir como puedo. Muy pocas cosas han traído desahogo y alegría a nuestras vidas, y aquí es donde entran en juego los gatos. Tenemos 5, tres hembras y dos machos. Y no miento si os aseguro que se pasan el día entero pegados las dos. No tengo palabras para describir lo que significan para tod mi familia y lo que les aportan en especial a mi dos chicas. Lamiendo sus lágrimas, masajeando sus miembros doloridos por la inactividad, permaneciendo SIEMPRE a su lado, subidos en sus camas o en las sillas de ruedas, y siendo prácticamente los únicos capaces de arrancarles una sonrisa a las dos. Incluso, en algunas ocasiones las han socorrido en momentos de alarma. Todos saben abrir puertas, y en ocasiones incluso han sido capaces de socorrerlas: cosas como acercarle la máscara de oxígeno a mi hermana en un momento de crisis respiratoria, acudir a mí con gran nerviosismo e insistentes maullidos para avisarme de que algo pasaba, ¡y una de las hembras más mayores incluso es capaz de coger el móvil arrastrándolo de un llavero que tiene con la boca y traérnoslo cuando lo pedimos!

    ¿Y que tiene esto que ver con las fundas para las uñas de que las que estáis hablando? Pues lo que ocurre es que, entre otros inconvenientes, la enfermedad de mis adoradas chicas supone un riesgo de infección muy superior al de un ser humano normal, y requiere unas condiciones de higiene y sepsis extremas. Debido a eso, es imprescindible invertir un enorme gasto de dinero, tiempo y esfuerzo en tener a nuestros gatos en unas condiciones de salud óptimas, mantener las vacunas, desparasitaciones y demás a raja tabla, lavarlos con más asiduidad de lo habitual, y desinfectar sus patitas y el morro prácticamente todos los días. Tengo que decir que gracias a dios ellos siempre han sido unos santos, y se dejan tanto lavar como tratar por el veterinario de maravilla, portándose como unos venditos.

    ResponderEliminar
  7. Pero llegó un momento en que mis exagerados intentos de higiene no bastaban, porque surgieron problemas mayores. Pasado un tiempo, los problemas de nutrición de mi hija obligaron a tratarla con alimentación por vena desde casa, y mas adelante ambas tuvieron que llevar un reservorio, y con él yo misma les admnistro morfina y nutrientes por vena, lo que suponía tener en su habitación el cableado de los sueros, y ciertas curas diarias. Por supuesto, esto planteaba un nuevo problema, las uñas. Todos en mi casa éramos y seguimos siendo profundos detractores de la desungulación (todavía recuerdo cómo lloraba mi hija cuando castramos al último gato, diciéndome entre lágrimas: odio que tengan que sufrir sin haber hecho nada para merecerlo, yo sé lo horrible que puede ser una operación, mamá), pero los médicos y enfermeras, a pesar de conocer nuestra situación y saber de sobra que gracias a mis esfuerzos los gatos no habían supuesto ningún peligro para su salud hasta ahora, al contrario eran un gran beneficio para el bienestar y salud psicológica de todos; había que plantear las uñas como un peligro: o los gatos y sus uñas, o los sueros y el tratamiento. Sacar a los gatos de casa supondría, y yo siempre he tenido muy claro, el golpe más duro que mi hija ha soportado en toda su vida de enferma, y prácticamente lo mismo para mi hermana. A mi lo de que ciertos muebles sufran arañazos siempre me ha dado lo mismo, como comprenderéis tenía cosas más duras por las que sufrir que por un arañazo en la mesa lacada. Tengo la casa llena de rascadores, en especial el cuarto de mi hija constituye una extraña combinación decorativa con la cama regulada y los demás bártulos hospitalarios por un lado, y por otro dos rascadores hasta el techo y dos cuevas para los gatos. Con ello quiero dejar completamente claro que no tenía el más mínimo interés en ponerles uñas de colores para que quede bonito. Pero sí, usé las fundas para las uñas de mis gatos, y creo que fue la mejor decisión que he podido tomar.

    Gracias a ello:
    1. Mi hija y hermana pudo seguir disfrutando de la compañía de sus gatos, durmiendo en su compañía, consiguiendo esbozar las escasas sonrisas que pueden al verles jugar o simplemente disfrutando de su compañía, y dejándose "curar" con la magia sanadora que sólo los animales han conseguido hasta ahora.
    2. Los animales han podido continuar en nuestro hogar, donde les mimamos y queremos como a un miembro más de la familia, y evitándoles el estrés y dolor que por supuesto también ellos sufrirían al verse alejados de las personas con las que han convivido desde siempre, al arrebatarles su rutina, etc.
    3. Hemos evitado que ni los sueros, ni los cables que debíamos poner ciertas horas al día en la habitación sufran cualquier daño. Con la ayuda también de un espray repelente en el soporte de los sueros, entre todo los mininos recibieron y aceptaron el mensaje de que "esa botella y esos cables que cuelgan no son un juguete y no se tocan".
    Por su parte, ellos están felices de la vida. Ni les hace daño ni les molesta, y siguen haciendo exactamente las mismas cosas, siguen escalando los rascadores sin dificultades, y corren, saltan y se relacionan entre ellos con la normalidad de siempre. Sí es verdad que los primeros días se les veía extrañados, sobre todo a los dos más mayores, pero con el tiempo yo creo que hasta ha olvidado que las tienen. Es más, muchas veces se les ve "afilándose las uñas" en los rascadores, o al menos repiten la acción como siempre, arrastrándolas por el sisal y retrayéndolas varias veces. Si es verdad que dos de ellos no pueden recogerlas del todo (meterlas dentro de las almohadillas) porque con las fundas simplemente no les cabe, pero en absoluto es que les sobresalga de tal modo que tengan que torcer las patas o caminen cojos, como he leído por ahí. Según el fabricante las uñas deberían durar 5 meses sin caerse, pero sí es verdad que a mi no suelen pasarme de los 3 meses. Pero de todas maneras, poder ponérselas y olvidarme en 3 meses del tema a mi me parece que ya está muy bien.

    ResponderEliminar
  8. Tampoco es tan difícil ponérselos, yo la primera llevé uno al veterinario para que se las pusieran allí y probé a ver que tal le iban, y al ver que bien enseguida seguí con el resto. Las últimas veces ya se lo puse yo sola en casa y sin problemas, aunque bien es verdad que mi gatos son un cielo y otros quizá no serían tan pacientes.

    Afortunadamente, ahora mismo mis chicas han podido descansar un poco del reservorio, y por lo tanto no he seguido usándolas, pero es muy probable que más adelante tengan que volver a ponérselo, y entonces recurriré de nuevo a las fundas sin dudarlo.

    Con esto quiero pedir, por favor, que nadie critique sin tener siquiera conocimiento de causa. En mi familia todos somos grandes defensores de los derechos de los animales, sobre todo porque en mi casa le debemos mucho a estos pequeños ángeles, y somos totalmente contrarios a la tauromaquia, a las fiestas populares que se basan en torturas y vejaciones a animales, y yo incluso soy vegetariana (lo cual no tiene por qué tener que ver, pero intento con ello transmitir nuestro compromiso con los derechos de los animales). No quiero bajo ningún concepto que descuido la Felicidad y las necesidades de mis gatos, al contrario busco su felicidad todo lo que puedo y sufro enormemente si veo que ellos lo pasan mal.

    Al mismo tiempo, quiero difundir los beneficios que supone vivir con animales, y transmitir que ello no es incompatible con la higiene y la sepsis. Es cierto que para conciliar ambas cosas se requiere muuuucho trabajo, de eso doy fe, y también un cierto desembolso de dinero, pero al final SIEMPRE vale la pena. Yo estoy segura de que en mi familia hubiéramos tirado la toalla hace mucho si no fuera por el apoyo de nuestros mininos, que aunque pueda parecer una tontería, y algunos incluso lo llamen locura (estoy arta de escuchar los comentarios de gente que me dice que no sabe como puedo tener tantos animales en casa teniendo a mi hija y a mi hermana como las tengo), es algo imposible de describir con palabras, e inigualable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo.

      Ante todo, gracias por tu comentario positivo basado en una experiencia real como la que vivís en vuestra casa. Y es que es obvio que en vuestro caso las fundas han jugado un importante papel que ha posibilitado la continuidad en la convivencia con vuestros cinco gatos. Nos alegra que así sea y nos alegra comprobar que en determinados casos la utilidad de este producto puede alcanzar cotas que van más allá de la mera estética. Tomamos nota de que no son tan difíciles de poner con gatos pacientes y esperamos que gente que se encuentre en situación similar tenga en cuenta que las fundas pueden ser una ayuda.

      Con respecto a la importante tarea de gatoterapia que ejercen tus gatos creemos sinceramente que vuestra experiencia puede ser útil para muchas personas que por distintos motivos (enfermedades físicas o del espíritu) han dejado de sonreír. Ojalá el mensaje que transmites llegue lejos y ojalá tus dos chicas sigan arrancándole una chispa de ilusión a la vida gracias a la energía felina que reciben cada día.

      Mil gracias por tu testimonio y tu sinceridad porque te aseguro que nos has ayudado a ver las fundas para uñas felinas con mucho más respeto. Y mucho ánimo para seguir adelante, aunque al ritmo de un ronroneo todo se hace menos duro.

      Un saludo y, de nuevo, gracias por todo.

      Eliminar
  9. a mi me funcionan fenomenal y las llevo usando desde hace mas de 4 años con mi gato siames... las he probado de otras tiendas que creo que son chinas y no le duran ni un día en cambio las de paragato.com que creo que son las softpaws originales me duran cada puesta mas de 1 mes y en esta pagina salen mas baratas que en tiendaAnimal.

    he tenido que buscarme la vida... soy una consumidora habitual...

    un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo.

      Anotamos tu valoración positiva como consumidora habitual de fundas para uñas y nos alegra que la convivencia con tu gato siamés sea estupenda gracias, en parte, a este producto. Tomamos nota además de la recomendación de la web www.paragato.com, en la que, por lo que podemos ver, el pack de SoftPaws con 40 fundas y 2 tubos de pegamento cuesta 19,95€ [Precio indicado en web a 19/08/2013]

      Saludos y gracias por el comentario.

      Eliminar
  10. pues a mí me parecen un invento sensacional
    mis gatos siempre han arañado lo que les ha dado la gana, teniendo hasta 3 rascadores en casa. Ahora me he mudado a un piso de alquiler y quiero tenerlo impecable pues el otro, cuando me dí cuenta, habían arañado hasta las jambas de las puertas.

    Las uñas postizas, si eliges bien la talla, no les molestan , ni se dan cuenta, los vigilas los 5 primeros minutos y luego se les ha olvidado, si les doliese o molestase, se las chuparían o morderían pero nunca lo hacen. Cuando se las pones, hay que seguir al pie de la letra las instrucciones y que lo asocien con algo agradable como comida muy rica, juegos, caricias, y, palabras suaves : en seguida lo ven como algo natural y se dejan. Son maravillosas esas uñas, estoy encantada, a ellos no parece importarles y a mi me evitan destrozos.

    ResponderEliminar
  11. yo las uso transparentes , claro, porque en mi casa no es por estética sino por necesidad, no les gustan los rascadores, yo sigo intentándolo eh? ahora mismo he encargado 2 de pared aunque tienen ya 2 que ni miran y tb un spray para atraerles ; sino por entre semana mis dos gatos pasan tiempo solos y les encantan los muebles, las alfombras, las puertas... ahora los arañan igual pero sin causar marcas.

    no son la panacea, pero ellos no lo notan , os lo puedo asegurar, la dueña esta tranquila y sin abonar destrozos, duran un montón, y evitan casos sangrantes de desungulación totalmente inhumanos. Ya sé ,para los puristas ,que mi deber de dueña es domeñar la voluntad de mis gatos, y que me hagan caso. Sólo que no puedo , y las uñas de plástico me han dado un enorme respiro.

    saludos a todos .
    aviso, la primera vez, se les caeran , el gato no querrá ponérsela , y en fin, un show, pero con paciencia y cariño, premiándoles con bocaditos, y jugando con ellos esos 5 cruciales minutos donde la uña se tiene que pegar, para que no se las muerdan o se las manipulen, el gato no se acuerda más . Yo muchas veces se las reviso a ver cómo las tienen, si hay algo raro, si les molesta, y nunca he visto eso.

    un consejo importante,que jamás le toque el pegamento la piel que recubre la uña, eso lo pone, y se consigue ahuecando primero la uña y rellenando sólo un tercio de ella con el pegamento, ojo a tí no te gustaria tener tu dedito pringando de pegamento fortísimo, no ? pues seguro que al gato le daña. yo sólo tuve un accidente mínimo y se lo limpié todo de inmediato, asegurándome de que su piel estuviese perfecta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Anónimo.

      Gracias por tu aportación positiva y realista acerca de las fundas para uñas. El caso es que este producto del que a priori yo recelaba bastante ha resultado gracias a opiniones de usuarios satisfechos como tú uno de los que más comentarios positivos ha sumado. Algo a tener en cuenta y de lo que tomo buena nota.

      Un saludo y mil gracias :)

      Eliminar
  12. Hola tengo un problema amo a los gatos los he tenido siempre, pero últimamente en mi casa se compraron un juego de muebles nuevo (cuero) ahora bien mi gato está en peligro ya comenzó a dañarlos, le compre rascadores grandes y ni caso le hace, le cortó las uñas pero aún así siempre va por los muebles. Busque la solución de las uñas postizas ya que es eso o irse de la casa lo cual no quiero, necesito su ayuda que puedo hacer para que ya no toque los muebles y se quede en casa con nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo 1º que debo decirte es que es una provocación comprar muebles de piel en una casa con gatos: es tentarles innecesariamente, pero eso ya está hecho. Lo 2º, ¿el gato rascaba los muebles viejos? Porque si tiene ese hábito desde hace tiempo va a ser difícil.

      Lo único que se me ocurre es que le ofrezcas rascadores y los coloques cerca de los muebles donde ya rasca (que estén bien a la vista en sus zonas de marcaje) Ofrécele rascadores verticales y también horizontales en materiales diversos y de tamaño adecuado (que muchos gatos gustan de tener opciones diferentes y de talla grande) y quizá para atraerle a usarlos puedes recurrir a rociarlos con catnip.

      Sea como sea, Roxyjba, ármate de paciencia y explícales a tus familiares que el gato es más importante que los muebles y que otra opción barata es cubrir los sofás con una funda, que las hay muy bonitas e incluso antipelos.

      Ronroneos y ánimo.

      Eliminar
  13. Hola,yo ando mirando estas fundas por recomendacion de mi veterinario por q tengo 5 gatos y los dos mas pequeños se pasan la vida jugando y pese a cortarles las uñas se las siguen clavando o se hacen raspones de lo burritos q son cuando juegan.
    La cosa es q el mayor de los dos cuando no es una pata es la otra y si no un labio es el otro siempre le tengo con unas infecciones e inflamaciones terribles y no puede estar siempre con cremas antibioticos y antiinflamatorios.
    Lo que no me ha quedado claro es cuales os parecen las mejores,las tallas tambn es algo q me tiene confundida.
    A ver si crecen y se relajan un poco :-(

    ResponderEliminar