31 de octubre de 2015

Un fantasma por Halloween :)

Rumbo Gato Gatera Fantasma Catnip
Rumbo y nuestro fantasma. ¡Buuuuu!
En las casas con gatos solemos tener de todo, de lo que tenemos no nos falta de nada y los juguetes suelen ser una de esas cosas que abundan (sobre todo debajo del sofá o del canapé de la cama) Peeero como hoy es Halloween, ¿qué tal si por muy poquito y con muy poco esfuerzo les regalamos a nuestros peques un fantasma que no vamos a tardar en hacer más de 5 minutos pero que a ellos les dará mucho juego? Además, es este un DIY que pueden hacer incluso los niños para divertirse un rato (que yo estoy copiando y gatuneando el diseño de una manualidad que mi sobrina de 4 años ha hecho en el cole) ¿Qué os parece? ¿Os animáis?

Aviso de antemano que los materiales que yo pongo podéis adaptarlos a lo que tengáis por ahí, que una vez con la idea clara lo importante es pasar un buen rato: así, donde pone servilleta de papel podéis usar la hoja de un periódico o un buen trozo de crujiente papel de seda o en vez de un recorte de camiseta de algodón, un pañuelo de caballero, que todo vale si nuestro fantasma asusta. Así que cada cual que discurra.

Los materiales.
Fáciles de conseguir y muy baratitos: 
  • Un trozo de tela cuadrado (yo he reciclado una camiseta blanca que era para tirar)
  • Una servilleta de un rollo de papel.
  • Un trocito de cuerda.
  • Catnip en hojas o en espray.
  • Tijeras.
  • Rotulador indeleble.
  • Un cascabel (opcional)
Materiales Fantasma para gatos Halloween
Materiales sencillos, baratos y un DIY incluso para niños.

¿Qué hacemos con todo esto?
  • Si tenemos un cascabel, lo ponemos en el centro de la servilleta de papel (o de la hoja de periódico) junto con el catnip y hacemos una bola (el cascabel quedará dentro) Si no, simplemente ponemos el catnip y hacemos una bola que será el relleno de la cabeza. 
  • Cogemos la bola de papel y la ponemos en el centro del trozo de tela cuadrado (el mío medía 25 x 25 cms.) Cogemos las cuatro puntas, las juntamos y con el trozo de cuerda atamos bien dando forma a lo que será la cabecita. Si miráis el fantasma terminado en la 1ª foto lo entenderéis fácilmente (Imagen versus palabras, ya se sabe)
  • ¡Casi listo! Ahora, con el rotulador indeleble pintamos dos ojos y ¡voilà! Nuestro terrorífico fantasma está a punto para que nuestros gatos pasen un entretenido y terrorífico Halloween.
  • Si no hemos usado catnip en hojas pero tenemos en espray o en esencia, antes de dárselo a nuestros gatos lo rociaremos para que la atracción sea fantasmagóricamente irresistible.
A modo de conclusión. Básicamente debemos recordar que los juguetes para gato tienen que ser de tamaño mediano tirando a pequeño, de colores llamativos y preferiblemente sonoros (tintineantes, crujientes,...) Más sencillo aún, fijaos en qué cosas nos suelen robar (pulseras, tapones de botella, servilleteros, el ganchito de la bolsa del pan de molde, coleteros...) y tendréis modelos de juguetes perfectos. Lo del catnip es un añadido que a algunos gatos les hará literalmente volverse locos.

Dicho esto, creo que sólo os queda poneros manos a la obra para pasar un Halloween de miedo y llenar vuestras casas de fantasmas para gatos, no muy grandes, eso sí. Así que ¿truco o trato? Y si hacéis alguno, ¡no dejéis de contarnos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario