5 de febrero de 2013

La clipnosis.

¿Alguna vez habéis visto a una gata transportando a sus gatitos bien sujetos por el cuello? Pues precisamente en esa imagen maternal, tierna y felina se basa la clipnosis, una técnica terapéutica no invasiva y sin efectos secundarios cada vez más habitual en las clínicas veterinarias que facilita el manejo del gato en situaciones potencialmente estresantes como vacunaciones, extracciones de sangre, revisión de oídos y de ojos, auscultaciones, etc. sin necesidad de recurrir a fármacos. Original, socorrida y muy económica, la clipnosis es una opción a tener en cuenta también en casa para ayudar a nuestros gatos a superar determinados malos tragos como por ejemplo el corte de uñas, haciéndoles la vida más agradable si cabe con ayuda de una simple pinza o de un clip.¿Se puede pedir más?

La clipnosis, definible como el arte de hipnotizar a nuestros gatos con un clip, se basa en el reflejo de inmovilidad que se desencadena cuando mamá gata ejerce presión con su boca en una zona concreta del cuello del gatito, incitándole a permanecer inmóvil y a replegar las patas y la cola. Este reflejo, que tiene como finalidad evitar daños durante el traslado del cachorro, se mantiene aproximadamente en el 80% de los gatos adultos y provoca que al coger con un pellizco de nuestros dedos el pellejo de su pescuezo, el gato, independientemente de su edad, quede inmóvil y encogido, volviendo a actuar con normalidad en el momento en el que se le suelta. Recurrir a una pinza o a un clip no es más que ir un paso más allá, permitiéndonos ejercer una presión constante en el punto exacto mientras nuestras dos manos quedan libres para manejar al gato más cómodamente. El procedimiento, que no resulta traumático ni doloroso, puede apreciarse perfectamente en este vídeo de 29 segundos realizado por la clínica veterinaria Gattos de Madrid.


Impresionante, ¿no? Quede claro de todas formas que hay grados y grados en esto de la clipnosis, abarcando desde el efecto nulo hasta la catatonía total como la del gato del vídeo. Y dicho esto, la pregunta es obvia: ¿en qué grado clipnótico se encuentran vuestros gatos? Si aún no lo sabéis y os apetece descubrirlo, comprobarlo es muy sencillo: sólo hace falta un clip grandecito, un cuello felino y ¡listo! Y si os decidís a hacer la prueba, ¡no dejéis de contarnos!

Para saber más: Os dejamos la referencia a dos artículos sobre esta interesante técnica:
  • GARCÍA CARBALLO, S., "La clipnosis, un efecto natural", en Animalia: revista profesional de los animales de compañía, nº 237 de 2015. págs. 48-49.
  • "Clipnosis, una nueva forma para relajar a tu gato", en Notigatos [Disponible a 05/02/2013]

14 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí, parece algo mágico digno del mismísimo Harry Potter. Pero en realidad es una buena técnica a tener en cuenta (siempre que a tus gatos les haga efecto...)

      Un saludo, María, y gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
  2. Aix los míos son muy buenos pobretes, me parece que no les voy a poner ningún clip jajajajjaaj Luna, la persa viejita es más gruñona pero tampoco le voy a poner ningún clip.....
    Pero no descarto probarlo en caso de necesidad!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La clipnosis es eso precisamente, Lídia: un recurso a tener en cuenta en caso de necesidad, que para determinadas cosas no está de más conseguir que nuestro lindo gatito se quede quieto, ¿o no?

      Un saludo, gracias por opinar y si por casualidad lo pruebas, ¡no dejes de contar! ;)

      Eliminar
  3. De piedra me quedo! Pero no sé si a Luna le haría efecto, jeje, será cosa de probar.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Luna y Zeus.

      Suponemos que lo que os ha dejado ojipláticos ha sido el vídeo del gatito clipnótico: se trata de un caso extremo en intensidad del reflejo de inmovilidad en un adulto pero tampoco es algo excepcional. Y es que el secreto del éxito de esta técnica reside muchas veces en encontrar el punto exacto del cuello en el que pellizcar.

      Un saludo y, si probáis, no dejéis de comentar el resultado :)

      Eliminar
  4. Este vídeo ya me lo enseñaron una vez en un curso y desde entonces lo he probado alguna vez, pero nunca con una pinza sino con mis manos. Con Estrellita y Minerva me funciona (sólo unos instantes, enseguida las suelto...) pero con los demás... Sirio, cuando me ve llegar con cara de "estate quieto que voy a probar una cosa contigo" sale corriendo, y Apolo y Yunus pesan tanto que me da miedo cogerlos así, a ver si les voy a hacer daño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Gema, se trata de un vídeo muy conocido y difundido para ilustrar el tema de la clipnosis a causa de la intensidad del resultado en el gato protagonista. En nuestra casa a ninguno le hace tanto efecto el pellizquito, siendo quizá la más clipnótica la buena de Noa, seguida a cierta distancia por Elmo.En cambio, con Rumbo la cosa no suele funcionar... ¿Será que las chicas en general son más sensibles a este reflejo?

      Ronroneos ;)

      Eliminar
  5. Muy buen aporte,tengo una gata de lo mas arisca ,cuando de uñas o pastillitas se trata ,quedamos como un mapa de carreteras,marcas por todos lados.Muy bueno

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos encanta leer que te gustó tanto la información de la entrada, Fidel. Y ojalá la clipnosis te sea de utilidad para esas pequeñas cosas cotidianas que tanto fastidian a tu gata...

      Un saludo y gracias por el comentario :)

      Eliminar
  6. Ya conocíamos esta técnica, aunque nunca la hemos probado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si os decidís a probar, no dejéis de contarnos la experiencia, Gatos Gatunos.

      ¡Un saludo!

      Eliminar
  7. ¡A mi me lo han hecho! Y me quedo quietillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, Carlitos: al final va a resultar que eres todo un clipnótico. Y conste que el truquillo, si funciona, puede venir muy bien en alguna que otra ocasión.

      Un saludo y gracias por compartir experiencia ;)

      Eliminar