22 de marzo de 2012

Plumero de cintas de cuero de Vitakraft

Juguetes para gato hay muchos pero quizá uno de los grupos más numerosos lo constituyen los conocidos como plumeros. Su diseño es sencillo pero eficaz: se trata de una simple vara más o menos larga rematada por un penacho que al ser agitada hará las delicias de nuestro pequeño cazador. Modelos en el mercado hay para todos los gustos (de plumas naturales, de tela de peluche, de tiras multicolores...), pero hoy queremos hablaros en concreto del plumero de cintas de cuero de la marca Vitakraft que nos decidimos a adquirir hace unos días gracias a la recomendación publicada hace unas semanas sobre un plumero similar en el blog Gatos y Gatunos.

Nuestra experiencia: Fue tal el éxito el día que nuestro plumero llegó a casa que casi ni nos dejaron sacarlo de su embalaje y a fecha de hoy tenemos que tenerlo escondido en alto cuando no lo estamos usando. A todos les gusta y pasamos muy buenos ratos jugando.

Ventajas: Se trata de una actividad que divierte a nuestros gatos al tiempo que les obliga a hacer un poco de ejercicio. Para jugar es necesaria la presencia de al menos una persona (a no ser que optemos por engancharlo en algún sitio), sirviendo cada sesión de plumero para reforzar la relación felino-humana.

Inconvenientes: Hay gatos verdaderamente incansables y muchas veces terminaremos antes reventados los propietarios que ellos. Otro detalle a destacar es el tema de las cintas de cuero, que en un despiste pueden ser mordisqueadas e ingeridas. Por ello siempre será recomendable el juego supervisado y la revisión habitual del estado de nuestro plumero.

Precio: Se trata de un juguete ciertamente económico y fácil de encontrar cuyo precio medio oscila entre 1,50 y 4,00€ dependiendo de marcas y tiendas. El modelo de Vitakraft que hoy os presentamos fue adquirido hace una semana en la sección de animales de un Carrefour por 1,59€. En tiendas on-line el modelo más similar que hemos encontrado se vende en Zooplus a 2,49€ la unidad y 5,49€ el pack de tres.

Un consejo: Aunque pueda parecer baladí, lo cierto es que jugar con nuestros gatos es algo fundamental a la hora de reforzar nuestra relación con ellos y hay que tener en cuenta que nunca está de más disfrutar de una divertida sesión de ejercicio que sirva para desentumecer los músculos de nuestros felinos y de paso también los nuestros. Eso sí, a causa de la forma de ser del gato, se recomiendan sesiones de juego intensas pero no demasiado largas: 10 o 15 minutos dos o tres veces al día es una pauta que no está nada mal.

¿Nuestra valoración? Su relación calidad-precio sumada al éxito vivido en casa nos lleva a darle una puntuación alta. Y aunque ya sabemos que nada es eterno, no llegamos al cinco a causa de la ya mencionada fragilidad de sus cintas.

Agradecimientos: A Sagu e Hirua de Gatos y Gatunos por haber testado a conciencia este plumero o latiguillo (que ellos compraron en Verdecora por menos de 2€) y por haber compartido con todos sus impresiones. ¡Mil gracias!

6 comentarios:

  1. Lupe es muyyyyyy fan de estos plumeros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otra buena recomendación para este juguete.

      ¡Gracias, Lupe!

      Eliminar
  2. Ya le eché el ojo a este plumero cuando lo vi en Gatos y Gatunos, así que en cuanto lo vea en alguna tienda me lo llevo para mis peques, que falta les hace el ejercicio!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues seguro que en tu casa es un éxito, aunque te diré que nosotros, con tres gatos, estamos pensando en comprar uno más: ya sabes, para jugar a dos manos, que hay mucho gato para poco plumero...

      ¡Un saludo, Gema y Cia! ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
  3. Pues a Micky tambien le encanta y entra como en trance cuando se emociona, lo que pasa tambien es que como pille una cinta con las muelas la parte y lo peor es que no encuentro los trozos,creo que se los come, pero no estoy muy segura.
    Besos
    Marga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, chicos.

      La verdad es que ese es precisamente el principal inconveniente que le vemos al plumero, porque las cintas pueden ser, como bien decís, mordisqueadas e ingeridas. Pero en el otro lado de la balanza nos encontramos con el éxito que tiene para muchísimos gatos, entre ellos Micky. ¡Quid pro quo! Sólo nos queda la supervisión del juego y el juguete y aún así estemos seguros de que alguna cinta se romperá e incluso desaparecerá. ¡Es algo inevitable!

      ¡Gracias por pasaros por C.T.C. y por participar con vuestro comentario!

      Eliminar