24 de mayo de 2012

Ratones de lana Country Pet

Hoy, creo que por primera vez desde que empezamos con este blog, vamos a hablaros de uno de esos productos que sin lugar a dudas nos ha decepcionado. Se trata de los llamativos y simpáticos ratones de lana de la marca irlandesa Country Pet que podéis ver en la imagen. De apariencia bastante atractiva con sus colores intensos, con un tamaño y formas apropiados y con catnip y cascabel para estimular los sentidos felinos, os preguntaréis dónde puede estar el problema. Pues tranquilos, porque enseguida lo vais a entender.

Nos hicimos con estos ratones a través de internet hace un mes con las limitaciones propias que siempre conlleva una compra on-line: no ves el producto hasta que lo recibes en casa. La única guía de la que dispones a la hora de elegir algo son los textos descriptivos de las webs y la publicidad de cada uno de los productos, siendo innegable la existencia ocasional y/o más o menos intencionada de ligeras desviaciones entre la descripción del producto y la pura realidad. Si estas licencias en pos de una venta pueden ser consideradas hasta cierto punto aceptables, lo que no podemos permitir son los equívocos y la publicidad engañosa en materia de seguridad, siendo precisamente lo que consideramos que se ha producido en este caso.

Nuestra experiencia: Elegimos los ratones de lana Country Pet al leer en la descripción de la web que se trataba de un juguete duradero y seguro con "doble costura y detalles bordados, sin partes pequeñas" que pudieran ser tragadas. Interesante, ¿no? Al recibirlos en casa comprobamos que esa idea, aunque en inglés, era precisamente la que se exponía en el embalaje: estábamos pues, según el fabricante y según el vendedor, ante un producto de calidad y un juguete seguro. Lástima que, por lo menos nuestro dúo ratonil, se alejara un poco de esta idílica imagen...

Ventajas: Se trata de un juguete para gato como tantos otros, gracioso, manejable y más o menos atractivo para según que gatos.

Inconvenientes: A pesar de la publicitada seguridad de estos ratones, los detalles bordados brillan por su ausencia, siendo las naricillas y los ojos pompones y trozos de fieltro pegados. El tejido con el que están confeccionados, simil al punto, es propicio para molestos enganchones en uñas y en dientes. Las colitas son un añadido de lana trenzada rematada por un cascabel metálico, resultando fáciles de arrancar y de ser ingeridas. Y esto es sólo lo que se puede apreciar a simple vista... Dejando el diseño a un lado, debemos añadir que a pesar de que se indica que son juguetes con catnip a nuestros pequeños adictos no les hizo ningún efecto, cosa bastante rara en casa...






Precio: Adquirimos estos ratoncillos por 3,97€ a través de un comercio on-line especializado en mascotas.

Nuestra valoración: En casa tenemos un montón de ratoncitos de colores, tamaños y materiales varios que, en sus innumerables batallas con nuestros gatos, han perdido alguna parte o partes de su anatomía (colas, orejas, narices...) sin mayores consecuencias: son cosas que pasan. Así, a pesar de que somos conscientes de que estamos hablando de un gracioso juguete con posibilidades de éxito entre felinos, en nuestra opinión estos roedores de lana no merecen más de dos estrellas no tanto por sus características de diseño (y es que nada es eterno) como por el
hecho de que para vendérnoslos nos hayan descrito algo que difiere bastante de la realidad. La presencia de partes pequeñas con posibilidad de ser ingeridas es evidente, siendo este desliz publicitario el que ha provocado nuestra decepción. Menos mal que el fabricante advierte que el juguete debe ser revisado periódicamente y siempre utilizado por nuestros gatos bajo supervisión. Por algo será.

4 comentarios:

  1. Qué rabia me dan esos juguetes de gato que a los dos días (o dos minutos, incluso) están rotos y descompuestos en varias partes pequeñas... Y no porque nuestros gatos sean brutotes (que lo son) sino porque el inventor del cacharro no se ha preocupado de dar un par de puntadas más para que el muñeco no se deshaga. Mi teoría es que los que fabrican estas cosas no tienen gato...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Gema. Esos juguetes enclenques que no resisten nada demuestran que quienes los diseñan y fabrican no tienen gato porque además de frustrante puede resultar incluso peligroso. Y conste que no siempre los muñecos y cachivaches felinos más económicos son los que duran menos... Pero si encima, como en el caso que nos ocupa, te mienten para conseguir una venta amparados en una seguridad inexistente, la cosa, al menos a nosotros, nos mosquea un montón.

      ¡Gracias por pasarte y dejarnos tu opinión! ¡Saludos a tus fieras!

      Eliminar
  2. Muchas gracias por la información, porque la verdad es que son muy atractivos esos ratoncitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, monos y llamativos sí que son...

      ¡Un saludo!

      Eliminar